Argentina logra segundo oro seguido en el fútbol Medallero

by

PEKÍN.- Segundo oro en el bolsillo y final para 12 años de trauma nigeriano: la selección argentina de fútbol conquistó ayer el título en los Juegos Olímpicos de Pekín al derrotar por 1-0 a Nigeria con una gran actuación de Angel Di María y la decisiva presencia de Lionel Messi.

Con el éxito ante 91.000 espectadores en el emblemático “Nido de Pájaro”, el alma de los Juegos, Argentina, observada desde la tribuna por Diego Maradona, sumó su segundo oro olímpico tras el logrado por el equipo de Marcelo Bielsa en Atenas 2004. Di María, a los 58’, anotó el único gol del partido.

El triunfo del once de Sergio Batista coronó además a una generación que tiene a Messi como estandarte y cerró la herida sangrante de Atlanta 96, cuando Nigeria le “quitó” en el último minuto a los sudamericanos un oro que sentían cerca. El camino al oro chino incluyó una goleada de 3-0 a Brasil en semifinales, casi una medalla extra para los argentinos.

Tras unos minutos iniciales en los que Messi y Sergio Agüero insinuaron una sociedad provechosa por la derecha, mientras Di María inquietaba por la izquierda, se fue viendo que a Argentina le faltaba claridad en el último toque. Nigeria, además, estaba muy atenta en la defensa.

Promediando el primer tiempo los nigerianos volcaron el juego hacia el arco argentino. Corrían 30 minutos de juego, y Peter Odemwingie y Victor Obinna controlaban el balón en las inmediaciones del área rival. Nicolás Pareja sufría para controlar a Odemwingie y otro nigeriano, Promise Isaac, subía el nivel de la amenaza.

Fue entonces que el árbitro Viktor Kassai le hizo un favor a los argentinos -que no recibieron noticias de la presencia de Juan Riquelme en la cancha- parando el partido.

El calor, muy fuerte, había deshidratado a varios tras apenas media hora de juego. Pocas veces se ve algo así, pero también son muy pocas las que una final se juega a las 12 del mediodía bajo el sol de un verano húmedo e impiadoso como es el chino. La FIFA informaría luego que temió un golpe de calor que dejara sin jugadores la final.

A los 34’ Nigeria volvió a hacer temblar a Argentina, la pelota pasó por delante del arco, y aunque ninguna camiseta verde pudo impactarla bien, se olió el gol.

Faltaba claridad sobre un césped en el que durante la última semana cayeron jabalinas, pesadas esferas de hierro y contundentes discos.


A %d blogueros les gusta esto: