Robles nueva joya del atletismo cubano

by
El cubano Dayron Robles, al centro, se adelanta a los estadounidenses David Oliver, a la derecha, y su compatriota David Payne durante los 110 metros vallas en el Estadio Nacional en Pekin, China.

El cubano Dayron Robles, al centro, se adelanta a los estadounidenses David Oliver, a la derecha, y su compatriota David Payne durante los 110 metros vallas en el Estadio Nacional en Pekín, China.

PEKÍN.- Dayron Robles, corriendo siempre con sus eternas gafas, confirmó ayer jueves en los Juegos de Pekín-2008 que es la última gran joya de la escuela cubana al coronarse campeón de los 110 metros vallas y dejar atrás de una vez por todas sus dudas y tribulaciones.

Con un tiempo de 12.93 en la final del Nido de Pájaro, el Dios de ébano logró la histórica gesta de dar su primer oro en atletismo a Cuba en unos Juegos Olímpicos. A Pekín llegaba siendo dueño del récord mundial (12.87) y allí se quedó sin su principal rival, el chino Liu Xiang, lesionado.

El talento del prodigio cubano de Guantánamo, de 21 años, quedó patente en Ostrava, en la República Checa, cuando batió la plusmarca mundial con un crono de locura. Entonces empezó a olvidar los nervios que parecían perseguirle en las grandes citas, tras varias actuaciones decepcionantes.

El año pasado llegó como serio aspirante al Mundial de Osaka y terminó cuarto, mientras que esta temporada fue eliminado en las series clasificatorias del Mundial en sala de Valencia al detenerse una vez iniciada la prueba, creyendo por error que la salida había sido invalidada.

El éxito de Dayron Robles no es nuevo para la ‘escuela cubana’ de saltadores de vallas, que ya ha conocido grandes resultados anteriormente, como el del plusmarquista mundial Alejandro Casañas (13.21 en 1977) y el del campeón olímpico en Sydney-2000, Anier García, al que acaba de emular.

En los años 60 llegaron a la isla entrenadores procedentes de la Unión Soviética y de la República Democrática Alemana (RDA), que contribuyeron al desarrollo de esta disciplina, que exige velocidad y técnica.

Robles empezó a despuntar décadas después, cuando en el Mundial júnior de Grosseto-2004, con 17 años, quedó en segunda posición. Desde entonces su carrera ha sido meteórica y se ha consolidado como una de las estrellas del atletismo mundial.

Desde el inicio de la temporada, multiplicó sus salidas y golpeó fuerte con el nuevo récord mundial y un asombroso 12.88, sólo una centésima más, en París justo antes de los Juegos.

Advertencia
Una clara advertencia a Liu y a China entera de cara a un vibrante duelo que finalmente no tendría lugar porque el ídolo local se retiró lesionado antes de correr siquiera la primera serie. Liu ganó en Atenas-2004 los 110 vallas consiguiendo el primer oro olímpico para China en la historia del atletismo, algo que lo catapultó al estrellato en el país más poblado del planeta, pero no pudo repetirlo.

“Aquella carrera la vi por TV y en aquel momento supe que iba a haber una enorme competencia en esta especialidad porque enfrente iba a estar el campeón olímpico en su propia casa”, decía entonces Robles sin saber que tendría vía libre hacia el triunfo en casa de su adversario.

Amante del reggae, del rap y del son cubano, el cubano está siempre pegado a sus auriculares y además “es un buen bailarín. Un cubano que no sabe bailar no es un cubano”, decía un periodista de su isla.

“Soy bromista y alegre, alguien a quien le gusta escuchar todo tipo de música, bailar y encarar la vida de forma optimista”, dice aunque lo cierto es que no se prodiga demasiado en declaraciones a la prensa.


A %d blogueros les gusta esto: