China y EU inician una batalla campal

by

BEIJING.- Por cada medalla de oro que Michael Phelps y Estados Unidos ganan en la piscina, China hace lo propio en las pesas y otras disciplinas. Así, metal a metal, las dos superpotencias comienzan a librar una batalla campal por la supremacía deportiva en los Juegos Olímpicos.

Estados Unidos conquistó tres de los cuatro eventos en disputa el martes en el Cubo de Agua, más un oro en tiro, y se afianzó en el segundo lugar del medallero con siete de ese color.

China no dio tregua y erigió su gran muralla con metales dorados en pesas, clavados, esgrima y gimnasia artística que la mantuvieron en la cima con 13. La delegación norteamericana lleva ventaja en cifras totales con 22 (7 oros, 7 platas, 8 bronces), seguida de cerca por los anfitriones con 20 (13-3-4).

Alemania fue el otro rey de la jornada y de un sablazo se encaramó entre los líderes, con oros en el slalom de kayak individual, la división de 81 kilos del judo masculino y una barrida en la equitación en saltos por equipos e individuales.

México no ganó ningún oro pero celebró como tal la medalla de bronce que consiguieron las clavadistas Paola Espinosa y Tatiana Ortiz en la plataforma sincronizada de 10 metros, el primer podio para los atletas de ese país.

Esa competencia de clavados fue precisamente uno de los triunfos de los chinos, obra de Wang Xin y Chen Ruolin. Las australianas Briony Cole y Melissa Wu conquistaron la plata.

Pero a pesar de las celebraciones de otros países en el agua, Phelps y sus compañeros siguieron como amos y señores.

Lo de Phelps ya dejó de ser justo para sus rivales, que simplemente se zambullen para pelear por el segundo lugar.

El estadounidense ganó su tercer oro de los juegos con igual cantidad de récords mundiales, esta vez en los 200 metros libre con tiempo de 1 minuto, 42.96 segundos.


A %d blogueros les gusta esto: